El cártel de las encuestadoras


El cártel de las encuestadoras
Un grupo de encuestadoras bombardeó sistemáticamente a los ciudadanos con mediciones equivocadas, con “diagnósticos” completamente erróneos, que transmitían a los mexicanos una realidad ficticia de la campaña electoral: que Enrique Peña Nieto tenía prácticamente ganada desde el arranque, y con un margen muy amplio, la Presidencia de la República.

No resultó así: las cifras finales de la elección dan una ventaja al candidato del PRI de sólo 6.6 por ciento, en tanto que las encuestas le atribuían una diferencia de hasta 20 puntos. Fallaron por mucho.

Algunas de ellas han reconocido que sobrestimaron al PRI, pero especialistas y críticos dentro del propio gremio han alzado la voz. No basta con que digan “usted disculpe”. Lo que han hecho ha tenido un alto costo para la democracia porque han dañado la calidad de la elección.
Parametría, GEA/ISA, Consulta Mitofsky, Buendía & Laredo, Ulises Beltrán y Con Estadística crearon con sus encuestas una “la idea de que la elección ya estaba decidida, que era inevitable que ganara Peña”.

Todas ellas sobrestimaron la votación de Peña Nieto con 10 o 11 puntos de más. Conforman lo que ellas mismas llaman en broma como el “club de la sobreestimación”. Actuaron, así haya sido de manera informal, como un cártel, el de las encuestadoras.

“Ahora sí, su show ya valió gorro”, sintetiza María de las Heras su ofuscación con una buena parte de su gremio. Gesticula, extiende las palmas de las manos, casi implora que le expliquen lo?que para ella, directora de Demotecnia, es inexplicable: por qué razón seis encuestadoras bombardearon a los ciudadanos –a través de radio, prensa, televisión e internet– con resultados que sistemáticamente sobrestimaban las preferencias por el candidato presidencial del PRI.

Se refiere a la abrumadora difusión de sondeos de opinión pública que mostraban una realidad ficticia, que les daba a los mexicanos una idea falsa: que Enrique Peña Nieto tenía prácticamente ganada desde el arranque, y con un margen muy amplio, la Presidencia de la República.

María de las Heras ya lo había advertido desde 2010: en las encuestas se había conformado una cargada de firmas que tendía a otorgarle al PRI preferencias mayores que las que obtenía en las votaciones finales. “Volvieron a utilizar el sistema que ya les había fallado. Por qué no cambiaron. Hicieron lo mismo. ¡Eso no se vale!”, se enoja mientras sacude ligeramente su fina y recortada cabellera platinada.

Puede darse el lujo de criticarlos porque la suya fue una de las más certeras encuestas a la hora de medir la diferencia entre Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador: menos de medio punto del resultado final de la elección. Pero pocos casos hubo como el suyo.

La difusión de encuestas durante la campaña se convirtió en una poderosa herramienta política. La avalancha de números de enero a junio exhibió una constante: la mayoría de las encuestadoras situaba a Peña Neto en un lugar inalcanzable, lejos, imbatible.
Eso era una orgía de números: parecía que las encuestadoras peleaban por ver cuál de ellas le otorgaba más ventaja al ex gobernador mexiquense.

Las encuestas habían perdido ya su “virginidad” cuando arrancaron las campañas en marzo y se convertían en un recurso propagandístico. No sólo los especialistas como De las Heras observaban con preocupación el fenómeno.

María Marván Laborde, consejera del Instituto Federal Electoral (IFE), lo alertó con anticipación. “Las encuestas se han convertido en elemento de propaganda y difusión de datos que no corresponden a la realidad. Los estudios de opinión son usados para decir mentiras; se están utilizando de manera mañosa”, dijo el domingo 3 de junio al diario La Jornada.

Además, comentó que se habían detectado deficiencias científicas: la gran mayoría no entregó base de datos. “Y si no nos están entregando metodologías, la situación se vuelve más preocupante porque puede llevar a cierta confusión al electorado”, advirtió la consejera del IFE.

Para entonces ya se había armado en los hechos un trabuco, un bloque de encuestadoras que otorgaba a Peña Nieto una ventaja de entre 16 y 18 puntos: Parametría, GEA/ISA, Consulta Mitofsky, Buendía & Laredo, Ulises Beltrán y Con Estadística.

Todas ellas aprovechaban su asociación con medios de comunicación para repetir incansablemente sus resultados. Lo hacían en el diario Milenio y Milenio TV, Televisa, Tele y Radio Fórmula, Cadenatres, Radio Imagen, Excélsior, El Sol de México y más de 60 diarios de su cadena, y El Universal.

Todas ellas sobrestimaron la votación de Peña Nieto con 10 o 11 puntos de más. Conforman lo que ellas mismas llaman en son de broma como el “club de la sobreestimación”. Actuaron, así haya sido de manera informal, como un cártel, el de las encuestadoras.

Así define Wikipedia, en términos sencillos, lo que es un cártel: “Se denomina cártel a un acuerdo formal entre empresas del mismo sector, cuyo fin es reducir o eliminar la competencia en un determinado mercado. Los cárteles están encaminados a desarrollar un control sobre la producción para obtener grandes beneficios económicos en prejuicio de los consumidores”.

Al igual que los cárteles, ese grupo de casas encuestadoras controlaron el mercado de los números y las estadísticas, descalificando y tratando de “eliminar” del mercado los resultados de la competencia, sobre todo las de aquellas encuestas que no reportaban una distancia tan grande entre Peña Nieto y López Obrador.

De facto, se consolidó un control sobre la producción (encuestas) y la distribución del producto (medios de comunicación), generando así una forma de estructura de mercado monopolística.
Este tipo de acuerdos económicos (cárteles) obtienen más y mejores beneficios siempre en perjuicio de los ciudadanos. ¿Qué ganaron las encuestadoras con esto? ¿Y los medios? ¿Qué ganaron los mexicanos?

Lee la nota completa: EMEEQUIS

Comentarios




Somos mujeres y hombres entusiastas que trabajando por nuestra Patria hemos difundido el mensaje de Andrés Manuel López Obrador. Gracias a millones de personas como nosotros, AMLO es el candidato más apreciado por los usuarios del Internet y las redes sociales.

Hoy es el momento de que todos juntos salgamos a la calle, de que llevemos este mensaje de esperanza para nuestra nación a todos aquellos que no usan el Internet en México. ¡Comparte y difunde con nosotros las propuestas de Andrés Manuel para la presidencia 2012-2018 y se parte del verdadero cambio en México!


ACCIONES COLECTIVAS

Que nadie se quede sin votar, ayuda a que todos encuentren su casilla http://amlo.si/casillas

Hay que votar informados


AMLO.SI EN TWITTER...

SEGUIR EN TWITTER

IDEAS PARA GENERAR UNA REPÚBLICA AMOROSA

Cuando pasees por la calle con tus mascota lleva una bolsa para recoger sus heces, así no molestas a tus vecinos pero sobre todo se evitan infecciones.

Una biblioteca pública siempre aprovechará los libros que están guardados en casa. La donación de materiales para la educación es fundamental para la difusión del conocimiento.

Las organizaciones de la sociedad civil trabajan duro por el beneficio de la comunidad, tú puedes ofrecerles ayuda como voluntario.

© AMLO.SI 2012 | Aviso de Privacidad